AILUROFOBIA

La ailurofobia se conoce como uno de los tipos de fobias específicas y trata sobre el miedo irracional a los gatos. La palabra viene dada por el griego Ailouros que significa gato y por Phobos cuyo significado es miedo o terror. Existen otros términos considerados como sinónimos de la fobia, que son: felinofobia y gatofobia. En realidad no son distintas fobias, es los mismo y sólo varía en cuestión de terminología y escritura. Tal y como sucede con otros miedos la ailurofobia puede deberse a un mecanismo de defensa cuyo origen se encuentra plasmado en el inconsciente de la persona que la padece. Puede deberse a un miedo significativo por alguna experiencia traumática con los gatos, o bien por alguna otra experiencia donde aunque no estuvo presente un gato o gatos, lo más probable es que de una u otra manera se relacionan.

La manifestación de este miedo se presenta de diferentes maneras. Algunas personas pueden tener un constante sufrimiento y miedo ante la sola idea de un gato, es decir, su mente comienza a evocar los pensamientos de los gatos y comienzan a sufrir directamente por el pensamiento. Otras manifestaciones se dan sólo cuando el animal está presente y los síntomas se dejan ver de manera evidente. Otras situaciones que pueden causar la reacción es el escuchar el simple ronroneo del gato, o el contacto visual, ya sea por imágenes en la televisión, fotografías, en forma de juguetes o en la Internet. La simple idea de encontrarse con un gato en la oscuridad puede ser motivo para que el ailurofobo comience a manifestar un miedo que podría desembocar en un ataque de pánico, lo que generalmente sucede en las formas más extremas de la fobia.

Se dice que esta fobia es muy común debido a los elementos negativos que han sido asociados con lo gatos, ya en algún momento de la Edad Media se le asociaba con la personificación del mal y como señal de mala suerte o de un mal augurio hacia la persona que se encontraba en particular con un gato negro. Las ideas de los gatos como compañeros de las brujas también pueden ser un factor importante a partir del cual se ha gestado el terror hacia los gatos.

Es de mencionar que existe tratamiento para la ailurofobia, generalmente se hace con una terapia psicológica para identificar la raíz del miedo, y se hace uso de una terapia de sensibilización o bien con la programación neurolongüística o sesiones de hipnosis. Es de mencionar que en los casos más extremos, donde puedan haber delirios y alucinaciones puede ser necesaria la visita a un psiquiatra, ya que podría relacionarse con alguna otra enfermedad mental y requerir de alguna prescripción médica.