MOTORFOBIA

Dentro de los distintos tipos de fobias y su categorización se ha encontrado que la motorfobia es el miedo irracional y exagerado hacia los coches. Los miedos que presenta la persona que padece de esta fobia son irracionales ya que generalmente se presentan ante una situación imaginaria y dentro de una relativa zona de confort. Es normal que los peatones tengan precaución al momento de estar caminando en la calle, sin embargo, cuando ese miedo llega a ser obsesivo e irracional, ya que el peligro inminente no es real, y es entonces cuando se puede hablar de la presencia de la fobia. Así como sucede con otras fobias, las causas pueden encontrarse en una experiencia traumática por la que pasó la persona, donde uno o varios coches estuvieron presentes ya sea de manera directa o indirecta, para encontrar la raíz del miedo siempre se aconseja visitar a un psicoterapeuta que esté bien especializado en la materia.

Los síntomas que manifiesta el motórfobo, ante el estímulo que los desencadena, pueden incluir palpitaciones, falta de aliento, temblores, sudoración excesiva, náuseas, sequedad de boca, vómito, la sensación de estar fuera de la realidad o bien un ataque de ansiedad.

Existen diferentes opciones de tratamiento para hacerle frente a la motorfobia, las terapias psicológicas han demostrado ser más eficaces, como la hipnoterapia donde se ayuda a reprogramar a la mente subconsciente, ya que en dicha parte de la mente pueden encontrarse “programas” que forman parte del miedo, cuando esos programas son “reprogramados”, entonces los síntomas de la motorfobia se reducen al mínimo. La Programación Neurolingüística -PNL- que se refiere al estudio y la práctica de cómo una persona ha creado su realidad, y quien se refiere a la fobia como el resultado de programas que han creado una realidad que no funciona muy bien, es así que con la PNL las construcciones se revelan y se reprograma de tal forma que la motorfobia se reduce al mínimo y a menudo termina por eliminarse.