ACAROFOBIA

En el campo de las fobias que se tienen hacia otro ser vivo y que generan miedos irracionales ante la presencia de algún animal, insecto o persona, se ha incluido a la llamada acarofobia.

El término acarofobia se refiere al miedo hacia las picaduras de insectos o hacia a aquellos insectos que las ocasionan. Otra acepción incluye la que se refiere a los miedos generados por los ácaros en particular y a los insectos microscópicos en general.

Independientemente de ambas acepciones, el común denominador de la acarofobia es un miedo acompañado de una profunda ansiedad hacia insectos cuyo tamaño va de mediano a microscópico, además de lo que dichos insectos producen como el piquete.

La persona que padece de acarofobia se caracteriza por presentar un miedo anormal, irracional, injustificado y persistente hacia las picaduras de los insectos, su mente se obsesiona con la idea de que sufrirán de una picadura, les aterra tanto la causa -el insecto-, el acto -la picadura- y la consecuencia, es decir los dolores y las manifestaciones de hinchazón y comezón que se generan. Su mente da vuelta en todo momento tanto en la causa, el acto y la consecuencia, es por esto que la persona puede llegar a tornarse verdaderamente ansiosa.

Algunos ejemplos incluyen el miedo a la sarna, y esa creencia de que los ácaros se están moviendo debajo de su piel, la mente es tan poderosa que imaginan a los insectos microscópicos ingresando por los poros y comienzan a caminar por debajo de la piel listos para hacer daño.

Los síntomas que presentan las personas que padecen de acarofobia son similares a otros tipos de fobias como la dificultad para respirar cuando están frente a insectos, lo que puede ser tanto físico como no físico -es decir en la televisión, en un libro, en una página web-, se tiene también la presencia de taquicardia, una sudoración excesiva, además de mostrar una pensamiento intensamente ansioso cuando están frente al estímulo que genera a la fobia.

El tratamiento para la acarofobia, incluye forzosamente una psicoterapia, principalmente se hace uso de la Programación Neuro-Lingüistca -PNL- donde a los pacientes se les brinda la oportunidad de encontrar soluciones a partir de la observación. También suele aplicarse una psicoterapia cognitivo-conductual -TCC- a través de un enfoque donde el tratamiento se basa en el conocimiento de la psicología científica y se obedecen protocolos estandarizados, basados en la evidencia. Se hace frente al problema en el “aquí y ahora”, por medio de ejercicios prácticos que se encuentran centrados en los síntomas, el apoyo que presta el psicoterapeuta es en intervenir en los procesos cognitivos -conscientes o no- para encontrar la mejor manera de hacerle frente a la acarofobia.

NOMOFOBIA

Quizá la nomofobia pueda tratarse de unas de las fobias más modernas o de reciente aparición, y es que se refiere al miedo al miedo irracional de salir a la calle sin el teléfono móvil. Es por esto que no se trata de una fobia histórica, ya antes se hablaba de esta fobia cuando los mensajes de texto SMS eran lo último en telefonía móvil, sin embargo con la aparición de los teléfonos inteligentes y las opciones de tener la Internet en la palma de la mano, se dice que la fobia ha ido incrementando más de lo que se podría imaginar.

Es de mencionar que la palabra nomofobia también está relacionada con otra patología que hace referencia al miedo excesivo a las leyes, ya que la palabra viene del griego Nomos que significa ley y Phobos que significa miedo.

Sin embargo en el presente nos referimos a la nomofobia como la contracción de la expresión inglesa de “no mobile phobia”, y que hace referencia al miedo excesivo por estar separado del teléfono móvil. La palabra fue acuñada en el Reino Unido cuando se hizo un estudio sobre la angustia excesiva a la que se enfrentan los usuarios móviles.

De manera general el nomófobo comienza a actuar ansioso cuando su móvil se pierde o se olvida, pero la ansiedad y el miedo no se limita a eso también sucede cuando el móvil se queda sin batería o sin crédito, incluso cuando no hay cobertura de red, el nomófobo comenzará a actuar de manera ansiosa, como si todo estuviera por perderse, es como si le quitaran a un adicto su droga y comenzara a tener una crisis de abstinencia.

Además las personas nomófobas generalmente se caracterizan por hacer al móvil su mundo, su vida se encuentra ahí, no sólo por gustos y esa manera de dedicar el tiempo a las redes sociales y a estar en contacto con sus seres queridos, sino literalmente siente que está su vida ahí, el nomófobo se siente desolado y como perdido cuando su celular se ha perdido o ha sido robado, experimenta las mismas reacciones fisiológicas que experimenta una persona con un trastorno de pánico generado por el miedo escénico. En ocasiones se puede paralizar. Es por esto que se considera como fobia, porque la preocupación va más allá de una preocupación “normal” de cuando se pierde el móvil hasta llegar a los extremos de no mostrar reacción alguna porque el que padece estos tipos de fobias ha sentido que ha perdido algo tan importante como su vida.

HEMATOFOBIA

La Organización Mundial de la Salud ha establecido que el miedo a la sangre es una de las fobias más comunes, representa la tercera fobia común, luego de los animales y de las alturas. La hematofobia se refiere al miedo irracional que se tiene a la sangre.

Tal y como sucede en todos los tipos de fobias depende del grado y del avance para identificar a los síntomas como leves o severos.

No se trata sólo de la sangre en sí, sino también a todo lo que la representa, como las jeringas, hospitales, clínicas, una enfermera, un doctor, un anuncio en la televisión, las manifestaciones son variadas y cada acto u objeto relacionado con la sangre provocará miedo y reacciones en el sujeto que padece esta fobia. Es por esto que los que padecen esta fobia manifiestan los síntomas y la reacciones similares a las personas que padecen otros miedos irracionales como la tripanofobia o la trumatofobia.

A diferencia de otros casos las reacciones no incluyen nerviosismo incontrolable o ganas de salir corriendo, más bien las reacciones son de tipo fisiológico, donde se incluye la disminución del ritmo cardíaco, del torrente sanguíneo, y se puede llegar a los desmayos.

Algunos especialistas toman a la sangre como un acto simbólico entre la vida y la muerte, y afirman que el sujeto tiene esta reacción porque la sangre es un signo de vida que se oculta en el interior, una vez que se hace visible al salir, es el símbolo de la vida que se nos escapa, por ende es el símbolo de la muerte. Ésta es una de las distintas explicaciones que se realizan con respecto a esta fobia.

El tratamiento para la hematofobia incluye las terapias conductuales que ayudan a encontrar la clave para explicar la presencia de la fobia en una persona. También se puede optar por la desensibilización y en casos más extremos el uso de medicamentos ansiolíticos.

CARPOFOBIA

Dentro de los tipos de fobias más extrañas se encuentra la carpofobia, que se refiere al miedo a las frutas. La palabra viene del griego Karpos que significa fruto y de Phobos que significa miedo. Los especialistas han afirmado que no se trata de reciente aparición ya que las fobias se caracterizan por formar parte de la vida del ser humano, y que en algunas ocasiones han estado presentes a lo largo de los años. Lo que sí es novedoso es su estudio y la atención que se le está prestando, y es que antes cuando un niño se negaba a comer alguna fruta pudo haber sido visto como una mala educación o capricho, si las reacciones eran exageradas y con manifestaciones físicas como sudoración o palpitación, podría haberse tratado de una fobia.

Es por esto que al día de hoy ya los especialistas se están dando a la tarea de entender y comprender a la carpofobia, para poder tratarla de la mejor manera posible. Se han mostrado manifestaciones similares a las de otras fobias cuando una persona se encuentra ante la presencia de una o varias frutas, donde los miedos destacan por ser irracionales, aparece una irritabilidad inexplicable, unas ganas de salirse del lugar, incluso de molestarse con otra persona si es que se encuentra comiendo una fruta.

Ante lo irracional e ilógico los especialistas han comenzado a relacionarla directamente con los trastornos de la alimentación, que se caracterizan por tener un trastorno relacionado con la comida y los alimentos. Se trata de una psicopatología que se puede presentar a cualquier edad y en diferentes manifestaciones. Un trastorno de la alimentación está generalmente relacionado con algún trastorno mental como la psicosis, la depresión o bien con personas con tendencias a la adicción. Sin embargo una terapia más profunda será necesaria para diagnosticar a la persona que padece de carpofobia.

Las consecuencias de esta fobia están relacionadas con la salud de la persona, generalmente se trata de personas desnutridas, que pueden presentar signos de escorbuto, pérdida de cabello, pérdida de dientes y estar más propensos a las enfermedades. Es similar a las manifestaciones físicas que muestran los que tienen trastornos de alimentación, lo que llama la atención de los especialistas es que sólo está relacionado con las frutas.

ANGLOFOBIA

La anglofobia es quizá uno de los tipos de fobias más extrañas que puedan existir, y es que esta fobia se refiere al miedo irracional mezclado con odio hacia el pueblo inglés, a su cultura y a todo lo que esté relacionado con los ingleses. La palabra viene del latín Anglus que significa inglés y del griego Phobos que significa miedo. Se encuentra catalogada como fobia porque no se trata de una crítica generalizada o a un desacuerdo o a diferencias estructurales, se trata de una crítica generalizada a todo lo que sea inglés, además de contar con manifestaciones de odio y de desprecio total. También se encuentra presente el miedo, y es precisamente ese miedo el que mueve a la persona a actuar de manera irracional hacia los ingleses, su gente, su cultura y sus manifestaciones.

Esta fobia se asemeja a la etnofobia de todo lo que se estime inglés, como pertenecientes a una minoría étnica inglesa o anglosajona. Y difiere mucho de lo que se conoce como racismo.

Se habla de dos tipos principales de anglofobia, la anglofobia política y la anglofobia económica. La anglofobia política tiene su origen en las antiguas colonias inglesas y en las que áreas que solían ser de posesión británica. Por ejemplo los irlandeses se distinguieron por la anglofobia luego de la independencia. Lo mismo sucedió en los Estados Unidos cuando los norteamericanos se convirtieron en anglófobos.

Es en siglo XIX cuando surge la anglofobia económica y surge por la rivalidad comercial, a esto se le suma el nacionalismo norteamericano en la competencia por nuevas ganancias. Es durante dicho siglo y el XX que la anglofobia alcanza su punto máximo dentro de la prensa europea, en particular en Francia y Alemania como producto de las rivalidades comerciales y/o coloniales.

A pesar de que los antropólogos y sociólogos la establecen como una de las fobias de tipo histórico, en la actualidad pareciera como si la fobia se hubiera heredado, ya que se han encontrado verdaderos casos de miedo irracional hacia los ingleses en las antiguas colonias como Canadá, Egipto y la India. Aunque ahora parece como si se fuera amalgamando a los tiempos y la anglofobia está dejando de ser exclusiva hacia los ingleses y se le está sumando al anti-americanismo, lo que aporta nuevas líneas de investigación tanto por los científicos sociales como por los profesionales de la salud mental.

GELOTOFOBIA

La palabra gelotofobia se deriva de los términos griegos gelos que significa “risa” y phobos que significa “miedo irracional”. Se usa para referirse a una persona que tiene miedo a la burla. Es cierto que muchas personas cuidan su comportamiento para no caer en situaciones ridículas, pero este miedo es uno exacerbado, es irracional y la persona no tiene una explicación coherente ante dichos miedos, simplemente tiene miedo y busca la manera de escapar sin obvias razones, porque puede presentarse en un restaurante con gente desconocida por ejemplo, o en un centro comercial cuando de pronto comienza a sentir la necesidad de irse porque siente que la gente podría reírse de ella.

Los especialistas en fobias le han comenzado a prestar más atención a esta fobia en los últimos años, los psicólogos, psiquiatras, y profesionales de a salud se han dado a la tarea de estudiarla profundamente.

Dichos estudios han encontrado un patrón en particular, la persona que padece de esta fobia tiene una reacción primaria y es la tendencia a examinar el escenario para identificar señales de risa y de ridículo, además han manifestado que ellos tienen la sensación de ser verdaderamente ridículos.

Las consecuencias de la gelotofobia incluyen un aislamiento social para evitar el ser ridiculizado, generalmente las personas se muestran sin humor, como si fueran fríos como el hielo. Las reacciones físicas incluyen el ruborizarse, dolor de cabeza por la tensión, temblores, mareos, trastornos del sueño, entre otros.

Generalmente el comportamiento de los gelotófobos incluye el evitar reuniones sociales para evitar sentir el miedo a la burla, una excesiva preocupación de que la gente los reciba cálidamente, encuentran difícil responder naturalmente ante una nueva persona, cuando la gente está hablando y riendo comienzan a sentir una impresionante tensión nerviosa, que les lleva a tener movimientos retrasados, se trata también de una persona que no es espontánea y que no experimenta momentos de felicidad en su vida cotidiana.

La terapia para tratar esta fobia incluye terapia psicológica, donde se lleva a la persona a darse cuenta de su propio potencial y logros ya que muchas veces se ven como personas poco virtuosas o talentosas.