METIFOBIA

La metifobia se conoce como el miedo irracional e intenso hacia el alcohol, la persona que padece los miedos generados por la metifobia, puede llegar a temerle a las personas que consumen alcohol o a la pérdida de control cuando se consume alcohol. Los metófobos generalmente evitan cualquier situación en la que puedan estar expuestos al alcohol, como resultado pueden llegar a evitar las reuniones familiares, fiestas especiales, bodas, etc.

Tal y como sucede con otros tipos de fobias, la causa de la metifobia puede estar directamente relacionada con el haber experimentado un trauma donde el alcohol estuvo presente ya sea de manera directa o indirecta. A partir de dicha experiencia traumática, el miedo se comienza a asociar automáticamente con el alcohol. Puede ser que un niño vio las consecuencias del exceso del abuso del alcohol, donde el padre o madre, pudo haber tenido un comportamiento abusivo para con el niño, los hermanos o el cónyuge. Se han visto casos donde la persona que padece de metifobia tuvo una experiencia personal de beber en exceso y experimentó en carne propia las consecuencias negativas y devastadoras de dicho comportamiento. En otros casos, el metífobo simplemente observaba las reacciones negativas y temerosas de los demás cuando se enfrentaban al alcohol y aprendió a imitar esa respuesta. Independientemente de la causa, es posible hacerle frente a la ansiedad y a la agitación emocional a la que se enfrenta la persona que padece ésta fobia.

Tal y como sucede con otras fobias, los síntomas son individuales y pueden variar de persona a persona, hay algunas personas que cuando se enfrentan ante el alcohol comienzan a sudar, a sentirse un poco incómodas e incluso llegan a presentar náuseas. En otro escenario, las personas que cuentan con un grado avanzado de la fobia, pueden llegar a presentar una ansiedad verdaderamente paralizante y/o ataques de pánico. Los síntomas generales de la metifobia pueden incluir las palpitaciones aceleradas del corazón, boca seca, entumecimiento, dificultad para respirar, mareos, tensión muscular, hiperventilación, temblor, sensación de estar perdiendo el control, sensación de estar atrapado y no poder escapar.

Para hacerle frente a la metifobia, se inicia por la conciencia de la persona que se da cuenta de que su miedo es irracional, y que el miedo al alcohol está comprometiendo su capacidad para funcionar. La fobia se discute con el médico, quien se encargará de canalizar a la persona con un profesional de la salud mental para que haga una evaluación integral del caso. Las terapias que han mostrado ser eficaces para hacerle frente a la metifobia, son la hipnoterapia, la terapia de la exposición, los grupos de apoyo, así como la terapia de desensibilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>