LEPROFOBIA

Los especialistas en la salud mental y en la investigación sobre los diferentes tipos de fobias, definen a la leprofobia como un miedo exacerbado y patológico hacia la lepra. La palabra proviene de los vocablos griegos lepr cuyo significado es “costras” o “escamas” y phobos que significa “miedo”. Los miedos de la persona que padece leprofobia la pueden afectar de tal manera que puede llegar a experimentar un delirio profundo bajo la creencia de que en efecto tiene la enfermedad.

Los síntomas a los que se enfrentan las personas que padecen de leprofobia, incluyen una respiración irregular, al igual que latidos cardíacos irregulares, sudoración excesiva, boca seca, náuseas y otra serie de reacciones fisiológicas que están relacionadas con una ansiedad profunda.

Al igual que otras diferentes fobias, la leprofobia puede deberse a una combinación de diferentes tipos de acontecimientos; unos son externos, es decir esos eventos tan terroríficos que se consideran como traumáticos, los otros son internos, como es el caso de la herencia genética y las predisposiciones. Cuando los especialistas investigan la vida de la persona, generalmente encuentran que el miedo se sembró en una edad temprana, una vez identificado el momento se trata ya sea a través de un cambio de conducta o a través de una reprogramación sobre la manera de reaccionar ante el objeto de miedo.

LEPROFOBIA