LALIOFOBIA

El acto de hablar es tan natural y tan propio del ser humano que podría llegar a ser impensable que alguien tenga ciertos miedos con respecto a dicha función tan natural, tan común y tan normal. Como bien sabemos en el amplio campo de los diferentes tipos de fobias se pueden encontrar las más extrañas o poco conocidas, este es el caso de las laliofobia, misma que trata sobre el miedo exacerbado e irracional al hecho de hablar. Es de mencionar que la persona que parece dicha fobia, no tiene miedo en sí al hecho de comunicarse, lo que le causa verdadero terror es el hecho de usar su voz para la comunicación.

Así como ocurre con otras fobias, las causas que dan origen a esta fobia pueden ser muy diversas y dependen siempre de la historia de la persona, sin embargo se ha encontrado en algunos casos en los que el miedo se originó cuando una persona fue ignorada por mucho tiempo, por lo que sabiendo ya que nadie la escucharía simplemente decidió que lo mejor era permanecer en silencio. Cuando esto es una constante en la vida de alguien, entonces el hecho de hablar puede convertirse en una tarea difícil y hasta traumática. En otros casos se ha encontrado que la persona fue objeto de burlas cuando expresó sus ideas a través de la palabra oral, razón por la cual optó por guardar silencio. Hay otros casos en los que la persona a lo que le teme es a la voz, la obsesión puede llegar a ser tan profunda que incluso su propia voz le llega a parecer como si fuera de otra persona, lo que crea un círculo vicioso al aumentar el miedo.

Los síntomas que experimenta una persona con lailofobia, cuando se ve en la necesidad de hablar, incluyen una sensación de pánico junto con una sensación de terror, aunado a un generalizado sentimiento de temor. Dentro de las manifestaciones fisiológicas se encuentran los latidos cardíacos más rápidos, falta de aire, sensación de ahogo, ganas de salir corriendo y la manifestación de un ataque de pánico y de ansiedad. Las terapias psicológicas que han mostrado efectividad son la terapia cognitivo-conductual, la terapia de exposición, así como la terapia de comportamiento, en algunos casos -cuando la fobia se encuentra muy avanzada- se presdriben medicamentos para tratar directamente la ansiedad, sin embargo, este tratamiento médico sigue un riguroso control, porque es sólo temporal y para atacar sintomatología pero no en sí a la fobia.

LALIOFOBIA