KENOFOBIA

En el campo de los diferentes tipos de fobias existen aquellas en las que se tiene un temor irracional y exacerbado hacia situaciones externas, en las que definitivamente no es posible tener control alguno. Si una persona sin fobia no puede tener control sobre algo intangible, la persona con fobia lo sufrirá en gran manera, generalmente a través de un ataque de pánico. Tal es el caso de la kenofobia, que se refiere al miedo al vacío.

Así como sucede con otras fobias, cada caso de kenofobia tiende a ser diferente, esto se debe a que los patrones de pensamiento son diferentes entre persona y persona. Y es que los sonidos, los diálogos y los miedos que se encuentran asociados con los espacios vacíos son diferentes en cada persona. A pesar de las diferencias entre los patrones mentales, sí existen una serie de síntomas que son comunes, entre los que se encuentran una sensación de angustia totalmente incontrolable, ya sea cuando se expone a los espacios vacíos o cuando se piensa en ellos; una sensación de hacer todo lo posible para evitar los espacios vacíos; a esto se le puede sumar una verdadera incapacidad de funcionar de manera normal debido a la presencia de la latente ansiedad. Generalmente las personas que padecen de kenofobia saben que su miedo es exagerado e irracional, pero se sienten incapaces de controlarlos, como si fuera más poderosos que ellos. Dentro de los síntomas emocionales se han encontrado sentimientos de ira, miedo, tristeza e incluso de culpa, lo que conlleva un empeoramiento de la situación. En los síntomas físicos se presentan mareos, palpitaciones, temblores, dificultad para respirar, temblores, sensación de ahogo, náuseas, sensación de mareo, desvanecimiento e incluso desmayo.

Una fobia puede llegar a interferir con el ritmo de vida de la persona, y si se encuentra en un nivel avanzado, la persona puede llegar a aislarse totalmente, además mucha gente no está consciente de su padecimiento, por lo que su comportamiento puede llegar a ser criticado. Es por esto que una persona que padezca de kenofobia debe buscar ayuda, principalmente psicológica. Los terapeutas especializados en fobias generalmente inician con una entrevista para intentar identificar el momento clave en el que se pudo haber sembrado el miedo, y a partir de ahí se le hace frente, tanto para eliminar esa parte negativa como para hacerle frente a la situación real -el vacío-, una terapia de exposición es la más recomendada, donde poco a poco la persona va siendo expuesta a su miedo, acompañado del especialista quien le hace sentir cómodo y quien lo va guiando para que gradualmente supere la fobia.

KENOFOBIA