ICTIOFOBIA

Dentro de los diferentes tipos de fobias se encuentra la llamada ictiofobia, cuyo nombre proviene del griego ichthus que quiere decir “pez” y de phobos que quiere decir “miedo”. Es decir, la ictiofobia es el miedo a los peces; los miedos pueden estar relacionados no sólo con la imagen del pez sino también con todo lo que gira en torno a su existencia, como es el comer un pescado, tocar un pescado crudo o ver a los peces muertos.

La ictiofobia es considerada como una fobia específica, en donde el miedo es persistente e intenso hacia los peces y en donde la sintomatología y la forma de tratarla es común con otras fobias también específicas. En ciertos casos el miedo puede ser relacionado con un tipo particular de peces, como por ejemplo hacia los tiburones, en donde el miedo controla la forma de reaccionar de la persona incluso cuando las estadísticas han demostrado que las posibilidades de ser atacados por un tiburón son más bien bajas.

Las causas pueden relacionarse con algún evento -traumático- durante la infancia en donde la persona comenzó a desarrollar sensaciones de miedo al estar cerca de un pez, dichas sensaciones se asocian con la idea de estar en peligro inminente y más tarde se manifiesta ya en forma de fobia.

El primer síntoma es la incomodidad y sensación de querer alejarse de todo lo relacionado con los peces, si bien es cierto la persona que padece de ictiofobia puede saber que el miedo es irracional, le es imposible controlar la serie de síntomas que se presentan al estar ante el objeto de miedo. Los síntomas fisiológicos incluyen ansiedad, dificultad para respirar, sequedad de la boca, mareo, náuseas, latidos cardíacos rápidos y temblores.

Dentro de las terapias que han demostrado efectividad para hacerle frente a la ictiofobia se encuentra la terapia de exposición, en donde la persona comienza a tener experiencias al observar la imagen de un pez, más tarde la persona junto con el terapeuta comienza a enfrentarse a situaciones en donde gradualmente comienza a exponerse a un pez real. Otra terapia es la programación neuro-lingüística en donde la persona comienza a analizar las razones y los procesos de su pensamiento y donde ademas aprende a minimizar esos pensamientos negativos relacionados con los peces.

ICTIOFOBIA