GAMOFOBIA

La gamofobia se refiere al miedo al matrimonio, aunque también puede referirse al miedo a estar en una relación o en un compromiso. Etimológicamente la palabra viene del griego Gamo que significa unión y Phobos que significa miedo. Lo opuesto a la gamofobia es la anuptofobia, es decir el miedo a estar o permanecer soltero. Los especialistas han encontrado que una persona que padece de gamofobia, puede tener un gusto particular por una mujer o amar a otra persona, hasta que ésta persona se entera que su pareja tiene el deseo de permanecer juntos, entonces existe la posibilidad de que el amor se convierta en odio. Tal y como sucede con otros tipos de fobias, el comportamiento puede estar relacionado con una serie de trastornos de la personalidad, así como con la neurosis. Muchas de las fobias pueden responder a una creación social, y en algunos casos alguna persona es incapaz de permitir que sus miedos muestren su vulnerabilidad y mostrar su lado “negativo”, y entonces cuando una persona muestra una formación de tipo reactivo -es decir, el amor al odio- entonces se genera un mecanismo de defensa. Las personas que padecen de gamofobia experimentan una ansiedad verdaderamente exacerbada y aunque de una manera racional pueden darse cuenta de que el matrimonio no representa una amenaza real, el miedo no puede ser controlado. En ocasiones el miedo va relacionado con el reto de vivir acompañado -o acompañada- con otra persona aunado a la responsabilidad de comenzar a formar -y la futura crianza- una familia. Los síntomas generalmente aparecen cuando se comienza a plantear la idea del matrimonio, la persona puede comenzar a evadir el tema y más tarde cuando se se enfrenta a la idea más concreta, su ritmo cardíaco comienza a acelerar, también le falta el aire y puede comenzar a temblar, asimismo experimentan sentimientos de verdadero pavor y terror. La gamofobia puede ser tratada, generalmente con una terapia psicológica para encontrar la raíz del miedo, así como para buscar si el terror es por el compromiso, por sentirse incapaz de lograrlo. La terapia conductual así como la terapia de exposición han mostrado gran eficacia para ayudar a alguien a superar el miedo y el terror generado a partir de la idea del matrimonio. Es de mencionar que en ocasiones también pueden asistir a una terapia en pareja, siempre y cuando la persona con gamofobia esté en una relación, en la terapia se les lleva a desarrollar una comunicación auténtica, con esto se pretende que la pareja entienda el amor y la lealtad, así como la determinación para superar el miedo irracional a contraer matrimonio.