FOBIA ESCOLAR

Es en el año de 1913 cuando Carl Jung se refiere por primera vez al rechazo neurótico para ir a la escuela, más tarde en 1932, los estudios hablan sobre el miedo presente en el niño por asistir a la escuela. Es hasta 1941 cuando se hace una descripción completa sobre este trastorno y se propone el término de fobia escolar para que llegue a ocupar un lugar en el amplio catálogo de tipos de fobias que aquejan a la humanidad.

La fobia escolar se define como un síntoma o conjunto de síntomas que se agrupan bajo un síndrome en particular, cuando los niños y/o adolescentes se niegan a ir a la escuela por razones irracionales y que aplican una resistencia fuerte ante las fuertes reacciones de pánico.

Identificar a un estudiante que tiene fobia escolar es en realidad sencillo, ya que las manifestaciones se dejan ver en un profundo rechazo hacia la escuela con llanto incontrolable y situaciones de pánico, en muchos casos esta fobia está acompañada por un trastorno de ansiedad de separación, mientras que en otros casos está relacionado con la agorafobia -miedo a los espacios cerrados-, lo que lleva a los analistas de la psicología a no encasillar a un niño bajo la categoría de una fobia escolar a secas, ya que en muchos casos va acompañada de otros tipos de fobias o dolencias psicológicas. En casos muy raros se ha presentado una fobia escolar como una manifestación de enfermedades psiquiátricas, como la esquizofrenia.

Antes de establecer un tratamiento para la fobia escolar se reconocen los problemas presentados por el estudiante que se encuentra transitando por el profundo rechazo hacia la escuela, esto en ocasiones puede ser difícil de reconocer, en particular cuando se trata de niños con síntomas somáticos.

Se aconseja una evaluación médica para detectar problemas de tipo orgánico ya que aquí se podría comprender si acaso existe la presencia de otros tipos de fobias, por ejemplo si un niño que padece de convulsiones llora mucho al ir a la escuela por el miedo -oculto- de tener una convulsión en clase, o un estudiante con diabetes al que le surge un miedo patológico de sufrir un malestar estando en la escuela.

El tratamiento para la fobia escolar consiste principalmente en una psicoterapia individual para el niño, en ocasiones se opta por una psicoterapia familiar. Si se presentan casos de trastornos de ansiedad podría acompañarse de una psicoterapia cognitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>