ERGOFOBIA

Un trabajo de ocho horas de lunes a viernes para muchas personas puede ser una verdadera molestia, enfrentarse a un jefe enojado, o tener que lidiar con compañeros que ya dejaron de parecer graciosos, o bien tener que enfrentar una pila de trabajo que seguramente hará que una persona deba trabajar horas extras, no es una situación tan agradable, pero se puede enfrentar y hasta completar. Los niveles de estrés y ansiedad se presentan en cierta medida, pero hay casos en los que dichos síntomas se presentan de una manera exacerbada que lleva a la persona a ser incapaz de ir a trabajar. Este es el caso de la ergofobia, un miedo persistente al trabajo, o a la búsqueda de trabajo donde generalmente se presentan casos de ansiedad cuando se piensa en el trabajo, a pesar de que se reconozca que los miedos sean irracionales. El miedo y la ansiedad se manifiestan en síntomas físicos reales, así como sucede con todos los tipos de fobias, los síntomas pueden llegar a debilitar y hacer que la persona sea incapaz de trabajar. Los síntomas físicos más comunes son la respiración acelerada, la sequedad de la boca, una sudoración excesiva, aceleración de los latidos cardíacos, así como los ataques de pánico, tan comunes en las fobias.

Cada persona es diferente, por lo tanto es difícil establecer una causa común y general que sea la raíz de la fobia, además al tratarse de un trastorno más bien psicológico, se complica más el encontrar una causa para todos. Sin embargo, lo que sí se puede afirmar es que puede ser el resultado de algún tipo de trauma experimentado durante la vida, puede tratarse de la pérdida de un trabajo, el haber sido objeto de burla en un lugar de trabajo, o el haber estado trabajando cuando se recibió una mala noticia y traumática. Aunque la ergofobia es un miedo irracional existen elementos racionales que puede desencadenar una serie de acciones, por ejemplo la persona puede estar muy preocupada por no ser capaz de terminar una tarea de manera eficiente, que en efecto termine por no hacerla, lo que termina por poner en riesgo el trabajo de la persona lo que termina por alimentar aún más a la fobia.

Es de mencionar que el tratamiento que ha dado un buen resultado es la combinación entre medicamento y terapia, sobre todo cuando se trata de casos extremos, ya que los medicamentos son prescritos para reducir la ansiedad en el trabajo. La terapia más común es la cognitivo-conductual así como la terapia de la desensibilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>