DEFECALOESIOFOBIA

Dentro de los diferentes tipos de fobias existen aquellas en las que los miedos se suscitan con respecto al cuerpo propio de la persona, es decir, el temor irracional no está relacionado con una cosa o acontecimiento externo, sino que se relaciona con algún hecho hacia el interior físico de la propia persona, tal es el caso de la defecaloesiofobia, concepto que se refiere al dolor de los intestinos. Si bien es cierto el movimiento de los intestinos es algo totalmente normal, ya que estos se mueven para eliminar los desechos del cuerpo, lo que finalmente termina siendo una experiencia hasta de alivio, para otros -generalmente en casos de estreñimiento- puede llegar a ser una experiencia verdaderamente traumática, a tal grado de padecer de verdaderos cuadros de ansiedad.

La causa de la defecaloesiofobia puede estar relacionada con alguna experiencia traumática que tuvo lugar en el pasado, como en los casos cuando se tuvieron heces muy duras y donde posiblemente tuvieron que ser extraídas de manera manual por un proctologo, o bien en los casos en los que el estreñimiento fue tan poderoso que la persona experimento sangrado por el recto. También se han encontrado casos en los que las personas tuvieron hemorroides y pasaron por alguna cirugía. Como se puede observar las causas pueden ser diversas, y es necesario encontrar la fuente del miedo para así comenzar a hacerle frente y superarlo.

Tal y como sucede con otras fobias, los síntomas pueden variar según el grado de miedo y ansiedad de la persona, los más comunes son: ansiedad extrema, ataques de pánico, dificultad para respirar, ritmo cardíaco irregular, sudoración excesiva, náuseas, sequedad de la boca, temblores, entre otros. La terapia para tratar a la defecaloesiofobia generalmente incluye psicoterapia de tipo cognitivo-conductual, aunado a una modificación en la dieta en la que suelen aconsejarse ablandadores de las heces y laxantes, siempre bajo un estricto control médico.

DEFECALOESIOFOBIA