CAETOFOBIA

La caetofobia se refiere al miedo al pelo. La palabra caetofobia proviene del griego khiate que significa “pelo suelo o que fluye” y de phobos que significa “miedo”. Los miedos de las personas que padecen de caetofobia pueden relacionarse con el pelo humano, pero también al pelo animal, generalmente el miedo se presenta ante una persona o un animal que se caracteriza por tener una cantidad excesiva de pelo. En algunos casos también se presenta el miedo al propio pelo, y en casos aislados también se le teme al pelo suelto. Tal y como sucede con otras fobias, la caetofobia puede ser el resultado de alguna experiencia negativa que se tuvo con respecto a una persona muy peluda o un animal con mucho pelo. Así como en los otros tipos de fobias, la ansiedad comienza a presentarse cuando la persona evoca la experiencia cuando se encuentra cerca de una persona con una cantidad excesiva de pelo. Algunos especialistas han encontrado que la pérdida de pelo también puede desencadenar ésta fobia, como es el caso de algunos hombres con calvicie. Se ha encontrado también que algunas personas le temen al pelo que se encuentra presente en su propio cuerpo, ya que pueden llegar a pensar que es algo poco atractivo o incluso algo antihigiénico y sucio, donde entonces el miedo se puede extender hacia los piojos o la caspa. Es por esto que en algunos casos se asocia con la germafobia, es decir el miedo a los gérmenes. Es así que la persona comenzará a obsesionarse para eliminar todos los pelos que tenga en su cuerpo. Se han visto casos en los que una persona padece de terror al ver algún pelo suelto en la comida o en algún mueble, incluso aunque se trata de su propio pelo. Dependiendo del nivel del miedo, se pueden suscribir algunos medicamentos para lidiar con las manifestaciones de la ansiedad, un medicamento no cura una fobia, sólo trata algunos de los síntomas físicos. Por esto lo más apropiado es buscar una terapia que haya mostrado eficacia para ayudar con el miedo.