BATMOFOBIA

El miedo a las escaleras recibe el nombre de batmofobia, dentro de los diferentes tipos de fobias los especialistas han encontrado que se trata de una fobia más bien complicada; y es que es muy parecida a la climacofobia, es decir al miedo de subir o bajar las escaleras; mientras que en la batmofobia los miedos se presentan incluso al ver una escalera. Si bien es cierto es una diferencia muy pequeña la de las dos fobias, es importante encontrar dicha diferencia para que pueda ser diagnosticada con exactitud.

Las causas de la batmofobia puede ser muy variadas, una de las más comunes es una experiencia negativa que se ha tenido en una temprana edad con una escalera. Es posible que la persona se haya resbalado o caído de las escaleras, o bien que haya visto a otra persona que sufrió un accidente en las escaleras. Además la batmofobia puede estar relacionada con otro tipo de trastornos, como es el caso de las acrofobia, es decir el miedo a las alturas, y entonces el miedo se relaciona con la altura que las escaleras representan.

Los síntomas que manifiestan las personas con batmofobia, pueden ir desde los leves hasta los más graves, dentro de los leves se encuentran ciertos cambios en el humor, una sensación de incomodidad y ganas de salir; por otra parte, dentro de los graves se encuentran las manifestaciones fisiológicas que acompañan a un ataque de pánico y de ansiedad. Es necesario hacerle frente a la fobia ya que puede llegar a afectar profundamente la calidad de vida de la persona.

Una vez que se ha diagnosticado correctamente a la batmofobia, entonces se aplica -por lo general- la terapia conocida como “cognitivo-conductual”, cuyo objetivo es ayudar a cambiar el pensamiento de temor y los diferentes comportamientos con ciertas alternativas mucho mejor pensadas y racionales. Esto además se acompaña con ejercicios de relajación con el objetivo de ayudarle a la persona a permanecer tranquila durante el proceso de confrontación del miedo.

BATMOFOBIA